Sunday, 27 December 2015

El iceberg sirio


Según la más reciente investigación de Seymour Hersh, periodista estadounidense de Premio Pulitzer, el Estado Mayor Conjunto (EMC) -que comprende a los jefes de las principales ramas de las Fuerzas Armadas de los EUA- suministró información estratégica al gobierno sirio, a través de Alemania y Rusia.
El objetivo principal de éste heroico acto era torpedear la política exterior de Obama y su 'secuestrada' Casa Blanca, que mediante los 'servicios' de la CIA, buscaban derrocar a Bashar al-Assad a toda costa. Cómo sabemos Putin está defendiendo al líder Sirio, y ha amenazado a Occidente de usar armas nucleares si lo siguen provocando.
Apenas hace unas semanas le platicaba que Occidente se estaba reorganizando para apoyar a Obama contra Putin. Sin embargo las cosas han vuelto a cambiar. La mejor evidencia de ello es que Obama y John Kerry han modificado su agresivo lenguaje contra Assad.
En esa línea, el hecho que Turquía haya retirado sus tropas de Irak, y que Washington se esté descontando del ejercito de 100 mil hombres que planeaba en conjunto con Ankara y los Arabes sunitas, corrobora el giro del accionar estadounidense. Ulteriormente, los hombres fuertes del imperio juraron defender la Constitución, y no al Comandante en Jefe (Presidente) que en teoría los lidera.
La intervención Occidental en Siria es un caso perdido.
Es cierto que un triunfo geopolítico ruso en Medio Oriente aceleraría aun más la consolidación del mundo multipolar. No obstante, la opinión pública mundial, al igual que el EMC, saben que la excusa de los rebeldes moderados es tan real como un billete de tres dólares. Todos estamos conscientes, tomando en cuenta los desastrosos efectos del derrocamiento de los líderes de Libia e Irak, que tumbar a Assad no representaría algo distinto, con todo y la retórica humanitaria de Obama y sus secuaces.
Otros de los hechos que motivaron al EMC son:
El descubrimiento de la conspiración turca para derrocar a Assad directamente, con apoyo financiero, logístico y militar para los rebeldes. La frontera turca con Siria se ha convertido en una puerta abierta para todo tipo de mercenarios. La focalización de la atención del mundo, gracias a la pifia de Erdogan con lo del avión ruso, fue lo que hizo sonar las alarmas.
Por otro lado está ISIS, que irónicamente se ha vuelto mucho más popular con todo esto. Simillar a como sucedió con los cruzados de la Edad Media europea, el grupo terrorista está atrayendo guerrilleros y seguidores de varias latitudes, entre ellas el caucaso ruso y el oeste chino.
El EMC sabe que Putin y Xi Jinping no van a permitir que sus poblaciones se sigan involucrando, ya que eso los pondría en la mira de los fundamentalistas. Aparte, contrariar todavía más a los gigantes de Oriente acercaría el final del petrodolar, aniquilando en el proceso al poco capital moral que le queda al Tío Sam. Por eso es que los militares actuaron para evitar una tragedia mucho mayor.
Si Moscú no estuviere metida con tanta fuerza en la región los acontecimientos que le narro serían distintos.
La moraleja de ésta historia es que tarde o temprano las cosas se te voltean si delegas demasiada responsabilidad a mercenarios que trabajan para el mejor postor. Me refiero tanto a la CIA como a ISIS.

No comments:

Post a comment