Thursday, 9 October 2014

Una Turquía empantanada

“Prefiero un Estado Islámico expandido a un Kurdistán consolidado”


Recep Tayyip Erdogan (1954-) Presidente de Turquía


Las protestas alrededor de Turquía no se hicieron esperar, ya que las fricciones entre los kurdos y el gobierno central se han incrementado debido al fenómeno ISIS.

Más de una docena de muertos y cuantiosos heridos han dejado las multitudinarias manifestaciones en los últimos días, en por lo menos diez ciudades de Turquía. El enojo de los kurdos, que integran por lo menos al 30% del total de población, tiene que ver con la actitud del presidente Erdogan y sus ministros, en relación a los violentos ataques de ISIS en la ciudad siria de Kobani, un bastión kurdo ubicado muy cerca de la frontera con Turquía. 

El Estado turco está ignorando la grave situación de los kurdos en Kobani, y eso es lo que está levantando las pasiones de esta milenaria etnia. Al parecer Erdogan y su gobierno están dispuestos a ver la debacle de un experimento de autogobierno plural e incluyente, como el que lleva un par de años operando en Kobani. Más aún, Ankara no quisiere fortalecer a los kurdos vecinos, ya que pudieren convertirse en ejemplo para los kurdos que habitan del lado turco. En esa línea, enfrentar en este momento a los kurdos sirios sería desatar de nuevo la guerra interna en Turquía, con unos kurdos del PKK que tienen rato que bajaron sus armas a favor de la paz.

Lo que más le molesta a los kurdos, que están protestando también en algunas capitales europeas, es que Erdogan tenga abierta la frontera con Siria para dejar entrar a los heridos de ISIS para ser tratados en hospitales turcos. Por otro lado, por esa misma porosa frontera es por donde Ankara provee armas a elementos de ISIS, secreto que es de dominio público aquí en Turquía. Lo hipócrita es que los kurdos de Turquía no pueden pasar la misma frontera con destino a Kobani para apoyar a los suyos, ya que Ankara les está negando el paso.

EUA se está haciendo de la vista gorda en lo del sitio de Kobani, ya que es muy factible que necesitarán de las bases aéreas turcas para las aventuras de la `coalición´ contra la hidra ISIS. Asimismo, la inutilidad de los bombardeos desde el aire hacen muy posible una intervención terrestre, y como Turquía es el miembro de la OTAN con el segundo ejercito terrestre más numeroso, se antoja difícil que Washington haga algo que sabotee la alianza.

Occidente ayuda a los kurdos de Irak por el simple hecho de que tienen petróleo. Los kurdos sirios como los de Kobani no son apoyados, paradójicamente, por que los intereses de la `coalición´ en Siria son distintos. Los medios nos venden a ISIS como amenaza absoluta, pero en la práctica se está escribiendo una historia distinta para cada región kurda.

Estos son los hechos más nuevos, pero el contexto sigue siendo el mismo de siempre. Sabemos que ISIS fue financiado y armado por la `coalición´ que ahora lucha en teoría para eliminarles. Ulteriormente, EUA y Turquía no quieren debilitar a ISIS en Siria, ya que al final todos abanderan el mismo objetivo: eliminar a Bashar Al-Assad por la fuerza.

Comoquiera que sea, existe una posibilidad de que esto se haya salido de control, y que algunas facciones de ISIS estén logrando un grado de autonomía de sus financiadores, debido a los cobros de `piso´ generalizados (tomándose atribuciones de estado paralelo) y las  ventas ilegales de petróleo desde donde se emplazan.

En ese sentido, es plausible que elementos de la terrorífica agrupación quieran deshacer las arbitrarias fronteras trazadas por las potencias imperiales al desmembrarse el imperio otomano el siglo pasado. O sea, un califato Islámico a la ISIS representaría la eliminación del concepto de nación impuesto para pueblos como los de Irak y Siria. De ser así, los guerrilleros recrearían el pasado, recuperando la idea del Califato. De cristalizarlo estarían dando un paso adelante hacia el futuro, en cuanto a la cada vez más factible reestructuración de Medio Oriente bajo lineas étnicas y sectarias, como efecto de tanta injerencia extranjera. 

Pase lo que pase, uno de los resultados seguros es el debilitamiento de algunas de las naciones que fueron gestadas por Francia e Inglaterra a inicios del siglo pasado. Es así que las intromisiones estadounidenses (desde el 11 de septiembre de 2001) acelerarán este proceso, abriéndole inesperadamente el camino al mismo ISIS, pero también a países como Turquía y Arabia Saudita, en su lucha por reforzar a como puedan sus intenciones expansionistas.

Turquía iba en buen camino hacia la paz, pero este torbellino cruzado de Occidente está removiendo odios étnicos que ya se habían calmado. Asimismo, los vacíos de poder creados por esta nueva aventura imperial están dándole oportunidad al Riad de extender su yihadismo, con ganas de llevar su influencia hasta donde se pueda.

Esto de ISIS se está convirtiendo en una distracción mediática de la lucha por las rutas energéticas en el siglo XXI, como también de la destrucción de la nación como concepto vigente en Medio Oriente, a favor de formas de vida más tradicionales.

No comments:

Post a comment