Sunday, 10 January 2016

Ping pong de espectáculos

‘‘El Papa traerá paz y tranquilidad a México’’
Miguel Ángel Osorio Chong (1964-) secretario de Gobernación de México

La recaptura del ‘‘Chapo’’ Guzmán y la visita del Papa son fenómenos mediáticos y populistas, utilizados por el gobierno para apaciguar a la población, ante una fantasía macroeconómica que no se acomoda con la realidad.
Dólar a $18 pesos, precio del petróleo por los suelos, efectos de reformas estructurales que no llegan, desprestigio internacional. Definitivamente que el pueblo no comparte el optimismo de nuestros gobernantes. No obstante, Videgaray logra hacer algo de sentido cuando dice que la súbita devaluación es sistémica, y pone como ejemplo las devaluaciones similares en otros países.
Comoquiera que sea, esto no lo exime a él ni al resto del gobierno de muchas de esas otras variables cubiertas de retórica y demagogia, las cuales simplemente no están dando los resultados prometidos. Es por eso que, hoy como siempre hay que abrir los ojos para percatarnos de la mentira institucional en la que hemos convertido a nuestra cultura política.
Boquetes en la bañera se ven por todas partes, tanto en el campo como en las ciudades. Los campesinos molestos porque se les arrebata su forma de vida, mientras que la población urbana se queja de la excesiva corrupción y los rampantes impuestos.
Por eso no hay que sorprenderse de que los políticos se arrepientan de sus promesas para engañar abiertamente. El ciclo político mexicano es uno vicioso, afectando tanto a lo federal como a lo estatal y lo municipal.
La credibilidad del Estado se ha venido abajo, y esto ya no es nada más de partidos. Es así que, detrás de los resultados económicos (cuando los hay) de los lengüetazos propagandísticos en TV (como la novela del ‘‘Chapo’’), lo que impera en el México contemporáneo es el miedo. De miedo, está lleno ese hueco social que dejó la confianza al esfumarse.
Dicho todo esto, es importante también considerar que una buena parte de la crisis tiene que ver con el sistema de interminables deudas del cual dependemos, mismo que irónicamente se está colapsando frente a nuestros ojos.
Culpar directamente a los EUA de nuestros problemas es algo del siglo pasado. Esto porque el día de hoy los responsables de muchos de los problemas del mundo no presumen identidades nacionales. Estos han enterrado lo que alguna vez les dio identidad para intercambiarlo por simple dinero y especulación.
Específicamente me refiero a la pandilla de abusivos apostadores que comprenden lo que entendemos como Wall Street. Irónicamente, el derrumbe de la bolsa de ésta semana nos recuerda lo atados que estamos como país, a lo que un puñado de ‘especialistas’ considera como destino apropiado para todos.
Simplemente debemos aceptar que mucho de lo que nos sucede tiene que ver con la concentración del poder en las decisiones financieras corporativas. Si usted se pregunta, estimado lector, porque la deuda no deja de incrementarse sólo observe a su alrededor.
México y muchos otros países tienen su soberanía limitada a lo que la mafia del dinero dispone. Dólar, petróleo, drogas, lavado de dinero, y las telenovelas del ‘‘Chapo’’ Guzmán y la visita
del Papa.
Al final todo parte de un espectáculo masivo, con el que aquellos que juran defendernos tratan de manipularnos, otra vez, para creer en su juego de interminables mentiras.

No comments:

Post a comment