Tuesday, 26 January 2016

De abusos coloniales y creaciones agresivas

‘‘La mejor alternativa al Estado Islámico (ISIS) es un estado sunita independiente’’ 

John Bolton (1948- ) Diplomático estadounidense

EUA y Turquía han iniciado la invasión terrestre del norte iraquí y el noreste sirio, con miras a crear el Sunnistan, territorio que en teoría realzará su influencia en Medio Oriente.

La misión de las tropas ‘especiales’ de EUA en la frontera turco-siria (cerca de la ciudad de Raqqa) es establecer una base desde donde pueda cristalizarse el proyecto de nación ‘Sunnistan’, ya hecho público por algunos neoconservadores. Por su parte los turcos ya incursionaron hace algunas semanas en Mosul, enclave kurdo al norte de Irak, que irremediablemente formará parte del nuevo ‘país’ sunita.

Las justificación pública para dicho intervencionismo imperialista, que claramente rompe la ley internacional, es crear un Estado bufón para  frenar el avance de  ISIS en la región. Sus creadores aseguran que Irak y Siria han dejado de existir como naciones independientes y soberanas, por lo que deben actuar rápidamente. Otra razón secundaria es tratar de detener el flujo de migrantes hacia Europa, el cual se ha exacerbado desde que se lanzó la neocruzada.

A estas alturas, estimado lector, el mundo entero ya conoce los verdaderos motivos de la urgencia occidental por su ‘pedazo del pastel’ territorial. Primero, tomando en cuenta que el plan de derrocar a Al-Assad ha sido torpedeado por Vladimir Putin, la idea es tratar de arrebatarle al neo-zar algo del poder que ha venido  amasando desde que se metió a defender al presidente sirio.

Después están las ganancias del petróleo ilegal iraquí, del cual se han beneficiado muchos, entre ellos el gobierno turco. La destrucción de sus camiones por parte de Putin obliga a Ankara a buscar alternativas, siendo Sunnistan la mejor opción. Además, Erdogan prefiere cualquier cosa antes que un Estado nacional kurdo, por lo cual el nuevo territorio serviría a sus intereses nacionalistas. Crear un país en medio de las distintas etnias kurdas dividiría y debilitaría aún más al milenario pueblo. Por su lado Washington tiene la orgánica necesidad de mantener al petrodólar, cueste lo que cueste.

La tercera razón encubierta para el Sunnistan tiene que ver con la destrucción del Estado-Nación y el nacionalismo chiíta en Medio Oriente. En esa línea, Sunnistan será una base militar gigante y un laboratorio mercenario para lanzar nuevas aventuras imperialistas. Esto sirve a los intereses de EUA, así como los de Israel y Arabia Saudita, que desde su propia posición buscan expandirse proporcionalmente en  detrimento de lo que destruyen.

Ulteriormente el Sunnistan contiene geoestratégicamente la expansión Euroasiática de Moscú y Beijing, a la vez que bloquea la integración chiíta entre Irán, Siria, Irak y el Líbano. 

Lo más paradójico de todo este siniestro proyecto para dividir y vencer es que corona al sectarismo religioso y al discurso del terrorismo que los mismos occidentales y sus socios petroleros sauditas han prostituido. Hoy es más claro que nunca que el conflicto eterno les genera ganancias en muchos frentes, por lo que esta devastadora inercia no se detendrá.

La balcanización de Medio Oriente no está sucediendo por culpa del Islam o los supuestos pueblos ‘retrogradas’ que ahí habitan. El desmantelamiento de la región se acelera por las prisas imperialistas de algunos, que abusan del discurso humanitario para apenas barnizar la ristra de misiles y bombas que lanzan y dejan caer, con todo el peso del odio y el desprecio patriarcal.

Este ‘deporte’ de crear países como el Sunnistan ya se aplicó anteriormente en la ex-Yugoslavia.  La provincia de Kosovo le fue arrancada a Serbia, para darle gusto a esos que se creen portadores de un poder casi divino, egomanía que tristemente define el destino de millones de personas alrededor del mundo.

No comments:

Post a comment