Sunday, 8 March 2015

El gigante chino


‘China ha superado a los EUA como la economía más grande del mundo’

Joseph Stiglitz (1943- ) economista reconocido

China se convirtió en la economía más grande del mundo a finales de 2014, de acuerdo al indicador económico conocido como ‘‘paridad de poder de compra’’.

Una de las formas de medir si se es rico es que las cosas alcancen, o sea, que la alza en el nivel de vida se corrobore con precios accesibles para todos. Paridad de poder de compra en la práctica quiere decir que cierto tipo de cambio, en este caso el yuan chino, compra más de lo que se podría adquirir en otros países con lo equivalente de esos yuanes en la moneda local. En pocas palabras, la Big Mac ya cuesta menos en Beijing que en Nueva York.

Beijing lidera un sistema económico que ha hecho de sus exportaciones y el ahorro e inversión doméstica la clave para sacar a muchos de la pobreza, mismos que ahora forman parte de esa emergente clase media que paulatinamente activa el mercado interno de la nación. Hay que recordar que, hace algunas décadas, este país practicaba el control absoluto de los mercados bajo su comunismo, por lo que el proceso para revertir dicha forma de vida tardará tiempo.

El Estado no ha dejado de intervenir en la economía, la única diferencia es que ahora se permite el capitalismo y, hasta cierto punto, hay flexibilidad en los mercados, los cuales comoquiera son vigilados por las autoridades.

Los dilemas de esta nueva China son varios:

Primero, el rol que debe tomar el gobierno ante la realidad de su gradual posicionamiento en la hegemonía global. Esto quiere decir que los líderes necesitarán acomodarse al hecho en el sentido de poder duro como lo militar, así como lo que tiene que ver con el poder blando y la imagen que le difundirán al mundo. El gasto militar chino se ha incrementado mucho en los últimos años, por lo cual se volverá necesario el desarrollar instituciones y discursos para justificarlo. Esto los pondrá más en contra de un EUA, que pierde la corona en lo económico, pero se queda con los rifles que ya le conocemos.

Otro dilema es la competencia del yuan y el dólar, la cual ha venido agudizándose de acuerdo con la acelerada colocación de la deuda china alrededor del mundo. Muchos países están permitiendo que se abran sucursales de banca comercial y de inversión china, proceso que eventualmente acabará posicionando al yuan en el pináculo de la finanza internacional.

En cuanto a lo cultural, Beijing tendrá que revaluar por completo una estructura social, que gracias a la instauración del capitalismo, se ha alejado de la visión de bloque impuesta en el pasado por Mao Zedong. En esta línea, imagino que las autoridades querrán evitar la repetición en su tierra del desenlace de EUA y otros países occidentales. El poder desenfrenado del capital destruyó el espacio público, y con ello, el sentido de pertenencia es cada vez más confuso en Occidente debido al desigual arreglo comunitario que perpetuamos.

Hasta cierto punto, la estandarización social que deviene al capitalismo neoliberal pudiere servirle al poder chino para mantener el control social. No obstante, el gobierno tendrá que estar cerca para no volverse irrelevante ante una posible privatización de sus funciones.

Es por eso que lo que tendremos como nueva era ideológica es un capitalismo de Estado duro, exactamente lo que hasta ahora nos han venido mostrando esta y otras potencias emergentes del multipolarismo global.

La paz en este nuevo orden se vislumbra difícil, ya que a lo largo de la historia el imperio en turno a tratado de prevenir que otros le ganen. En el caso de EUA nada es distinto, pues su poderío es enorme. Este sería capaz de vencer juntas a todos las fuerzas armadas que le han precedido a través de los tiempos. Si uniéramos los ejércitos de Alejandro Magno, Napoleón, Hitler, y los de algunos otros monarcas, es muy posible que ni así sumados derrotaran a la superpotencia del Pentágono.

Por eso creo que EUA se va a doblar primero por el papel dinero que por las armas. Habrá que ver si el Tío Sam acepta esta nueva realidad económica, o si de plano extiende la guerra para seguirse creyendo el supremo.

No comments:

Post a comment