Wednesday, 15 November 2017

Cuando vemos la vida como un constante despegar y no un permanente aterrizaje, cambiamos nuestras caprichosas certezas por enriquecedoras aventuras que nos invitan a adentrárnos en la evolución y el crecimiento, ya que no existen puertos finales ni amargas despedidas.

Ni siquiera la muerte es el voráz finiquito que nos hemos vendido para amaestrárnos y flagelárnos, buscando apuntar nuestras existencias, religiones, instituciones y canciones hacia fines supuestamente civilizados, donde sacrificamos parte de nuestra libertad por convención y membresía.

La muerte es mera transición, migración y desenvolvimiento, un nodo forzoso en el camino hacia la consciencia de reciprocidad orgánica con todo lo que nos rodea, combustíble y vela que hay que empacar para seguir arrojándonos con perpetuas ganas y susodicho gozo al vacío de la incertidumbre y la resplandecencia.

No comments:

Post a comment