Sunday, 9 October 2016

La mente y sus expectativas



  
No conseguir lo que se quiere encierra una gran enseñanza.

Es la mente y sus expectativas las que nos condicionan a creer que el mundo exterior siempre debe sujetarse a nuestras necesidades.

Eso no quiere decir que no puedas influir en lo que te rodea. De hecho, cada vez que consigues algo, fuiste tu, quien gracias a tu libre albedrío, participó activamente de esa realidad con la que convives.

Muchas veces esto nos hace pensar que tenemos absoluto poder para cambiar las cosas, efectivamente modificándolas para satisfacer nuestros deseos.

El problema con esta visión es que tarde o temprano nos conduce al sufrimiento, ya que existen muchos factores que condicionan nuestros actos, por mas voluntariosos que estos sean.

Es obvio que hay que tener la intención de lograr algo para que suceda. Empero, los resultados esperados no siguen una lógica humana ni respetan egos individuales, que nos seducen a vernos como entes separados con existencia propia. Nuestro cuerpo y emociones nos recuerdan que estamos atados al todo, aunque un ego necio se aferre a lo contrario.

Por eso hay que de una vez por todas sacarnos esa línea de tiempo y sus expectativas de la cabeza, artefactos que desde niños nos han vendido como medidores de certeza perceptiva.

Solo asi podremos ver que la naturaleza tiene sus maneras de cristalizar nuestras intenciones, siempre y cuando nos permitamos aceptarlo. No es que nos tocará mas por esperar o por conformarnos. No, simplemente hay que percatarse que la naturaleza nunca deja un hueco vacío, por lo que si hacemos cualquier esfuerzo, este siempre será correspondido de alguna forma.

Por eso hay que vaciarse en acciones para dejar libre un espacio para mayor creatividad. El aferramiento a conseguir exactamente lo que queremos, con la forma que exactamente le proyectamos, no nos permite ver eso otro que llego, lo cual muchas veces es muchisimo mejor que lo que originalmente deseábamos.

'Mala suerte buena suerte quien sabe', dice un refrán.

Atamos tanto nuestro bienestar con nuestras expectativas que nos perdemos la oportunidad de observar como funciona el universo.

Date hoy la oportunidad de ser sorprendido por la abundancia universal.


No comments:

Post a comment