Monday, 14 March 2011

La ObstructoCracia Mexicana

Comenzó  durante el gobierno de Lázaro Cárdenas a finales de los años 30s, pero bajo los sistemas socialistas, la excesiva burocracia suele ser un resultado natural de la enorme injerencia del estado en la economía. Continuó bajo los gobiernos que estuvieron a cargo del país durante el ‘Milagro Mexicano’. Se mantuvo, obviamente, durante la subsiguiente etapa de sustitución de importaciones, que poco a poco estanco al país en el rezago económico frente al mundo. Todavía, a esas alturas, era posiblemente justificable el tener una burocracia tan grande, dado el hecho real que una economía y sociedad basada en el desarrollo interno lo ameritaba.

Pero el transito al neoliberalismo - a inicios de los 80s - exigía que esta enorme burocracia se desmantelase, dada la reducción del tamaño del gobierno que se requiere bajo este sistema e ideología política. En este  se incrementa la participación de la iniciativa privada  y se  libera a amplios sectores paraestatales del control del Estado. La paradoja de este país en el hoy es que pone en practica un sistema neoliberal, que teóricamente requiere de gobiernos reducidos, con una de las burocracias mas grandes y costosas del mundo. Esto sin tomar en cuenta la ineficiencia de la misma, en términos prácticos, en  cuestiones de cifras de crecimiento económico y eficiencia política.

¿Que esta pasando?

Primero, los burócratas son antes que nada personas con necesidades similares a los de la población común. Esto quiere decir que el mantenerse en el poder – a falta de una voluntad política que elimine lo innecesario para el correcto funcionamiento político - se vuelve una necesidad de supervivencia. En ese sentido, entre mas grande es la burocracia, mas grandes seran los compromisos políticos por mantener a cierta clase política en el poder, ya que el perder el poder seria el fin de la participación de esa clase profesional en una actividad con remuneración económica y de desarrollo profesional. En un país en donde la poca alternancia ha significado una especie de venganza hacia el partido que se va, la  sustitución de los elementos burocráticos por el partido a comenzar gobierno se torna en una pesadilla para los actuales funcionarios.

Segundo, al extenderse esa necesidad de mantenerse en el poder el sistema burocrático crece aun mas en su necesidad de perpetuarse. Es por eso que entre mas burocracia, y los costos que esta conlleva, habrá mas alianzas con sindicatos y mas apoyo a monopolios. Estas  se vuelven imperativas para lograrlo. El sindicato apoya al que esta en el poder y la televisora nos los vende todo por las obvias ventajas que esto conlleva para futuras expansiones. En pocas palabras, la bestia crece, y sus cabezas se entrelazan con compromisos casi sanguíneos, por las necesidades de poder que los mantenga a todos ganando. No importa lo que sea necesario. Poder por el poder. Aquí la obra publica no nadamas es populista, si no que se vuelve un negocio que mantiene a estas alianzas bien aceitadas. Todos son compadres y se ayudan a si mismos.

Tercero, siguiendo esa misma línea,  la ideología - que generalmente es el constructo racional y bien intencionado que legitima a un grupo de políticos que ofrecen una visión clara de cómo ayudar temporalmente a la mejora de la nación - se convierte en una prostituta para logar cumplir con las necesidades que se han creado hasta ese momento. La ideología política y la representación era originalmente la ‘excusa’ moderna de alguien que tomaría las riendas de la nación, las cuales no les correspondían eternamente, como sí le pertenecían al monarca o al dictador. En ese sentido las alianzas ideológicas extremas - como las de la izquierda y la derecha - se hacen posibles. Uno quiere evitar perder el poder y otros las aprovechan para colarse en el mismo, aunque sea por un resquicio.

El perdedor en todo esto es el pueblo - o la ciudadanía - como ellos la llaman cotidianamente. Entonces nos toca vivir con una burocracia que se justifica a como de lugar para logar mantenerse en el poder. Y por eso las ideologías se convierten en un artífice mas de esto.

No se sorprenda, pues, estimado lector, si cada vez observa un incremental y a veces exagerado numero de reglas, normas, leyes, semáforos, mítines, reuniones, coches de lujo, y demás excesos, mas allá de los necesarios para la operación de la nación. Todo esto forma parte de la Obstructo-Cracia en que se ha convertido nuestro país.

En vez de hacer fluir, impedimos.    En vez de facilitar, obstaculizamos.

Así justificamos la  ‘chamba’.

No comments:

Post a comment